Soy dadora de sangre desde el 93, en que a los alérgicos nos aceptaron a pesar de los antígenos.

Desde hace un tiempo, estoy apuntada a un grupo, que dona para hospitales de Capital. Cada donante lo es de uno en especial, a mí me toca el del quemado. De esta forma se trabaja para que haya stock, y que no debe cada paciente salir a los medios a tocar corazones.

Quienes organizan esta tarea humanitaria son personas mayores, se relacionan con la Obra social de Jubilados, PAMI.

Y, como son mayores, conservan ciertos rasgos de urbanidad que solían hacer la vida más sana.

Son educados, tienen clase. Están en el detalle. Y practican algo desaparecido: el dar las gracias.

No por la sangre, la sangre no se agradece. Se reconoce el tiempo invertido que se saca de otro lado donde también es necesario; la buena voluntad; la capacidad de postergarse en pos de la necesidad del semejante, ¡Vamos! la solidaridad...

En fin, eso de agradecer es cosa de viejos… pensarán algunos.

Son tan correctos, que cuando llega el cumple de un donante, le mandan una cartita, lo llaman por teléfono.

Por los festejos del 25, unas señoras habilidosas de las que conforman el equipo, armaron pequeños telares, y diseñaron unas tarjetas... tan hermosas que la que recibí la voy a enmarcar.

Tiene la grandeza de la patria en su fondo dorado, la humildad del pueblo en una arpillera, y la bandera, hecha hilo a hilo, por unas manos generosas. Están ahí todos los componentes de lo que debería ser la patria…. Porque la patria, al final de cuentas somos nosotros.

Si no lo hacen, consideren la posibilidad de convertirse en donantes.
Uno da un pedacito de la propia vida para ayudar a que otro siga viviendo.
No duele, es seguro e ireemplazable.

10 comentarios:

Malena dijo...

Mi querida Umma: Me ha encantado lo que he leido sobre las personas mayores y su "clase" por no decir su elegancia en la forma de comportarse.

Aquí en España sucede lo mismo con las personas de edad pero desgraciadamente los buenos modales hacia ellos por parte de la juventud se van perdiendo.

Gracias por tu visita. Eres bienvenida siempre que se te apetezca.

Mil besos y mil rosas.

Umma1 dijo...

Gracias por la visita MALENA.

Acá pasa lo mismo. No sólo se pierden los buenos modales entre losmásjóvenes, sino que hay maltrato hacia los mayores.

Saludos

Alejandro Kreiner dijo...

Los donantes son personas generosas en todos los sentidos.

Saludos.

Alyxandria Faderland dijo...

Me consta que te saque el Htal. del quemado por el Naval por una vez, con motivo de mi cirugia de utero, asi que puedo decir que a mucha honra que has dado tu sangre por mi.
Me encanto la tarjeta que te enviaron, agradeciendote ellos a vos tu gesto de ir a dar algo por otro.
Lamentablemente yo tengo un agua roja que me corre por las venas que no sirve ni para donarse, pero he dejado instrucciones ademas de ser donante de organos, de donar mi cuerpo a investigacion medica el dia que el alma se tome las de villadiego, y que se preparen... van a tener entretenimiento para largo rato con eso!
Nos debemos un cafe, me recuerda mi gata que no me quiere dejar usar el mouse.

fgiucich dijo...

Una actitud que vale la pena subrayar. Que estés bien. Yo, por Córdoba, dándome un baño de sierras,a pesar del frio. Abrazos.

amelche dijo...

Qué bonito. El regalo y lo que has dicho de los mayores. En cuanto a lo de donar sangre, yo he donado cinco veces, pero hace ya tiempo, en mi época universitaria. Tendré que volver a donar.

Umma1 dijo...

Bienvenido ALEJANDRO KREINER.
Y muchas gracias por el concepto.

Umma1 dijo...

Alyxandria,
a ver cuando nos lo tomamos.
Avisame tus nuevos horarios :)

Umma1 dijo...

FGIUCICH


Qué afortunado...
En cuanto vuelvas nos ponemos de acuerdo para el café :)

Umma1 dijo...

AMELCHE

Doná, doná...
No sé en España, pero acá la gente cuando se interna se la ve en figurillas para completar los donantes que le exigen.

Estas persoonas mayores, son una delicia, toda una caricia... Sabés que bienque biene que nos acaricien de vez en cuando...