Un beso aleteando

Publicado por Umma1 marzo 01, 2009 Etiquetas: ,


Antonio Canova: Psique y Cupido


Entonces, te dije:
- te dejo con un beso mío aleteando en tus labios-
Y vos, mirándome a los ojos:
- respondo igual, muy suavemente como respetando hasta el extremo tu boca y tu corazón.-


Supe así que no tendría jamás un amor mejor que el que me dabas.

14 comentarios:

Themys Brito dijo...

Y es que con un beso así de delicado y suave, cualquiera se da cuenta del amor que tiene.
Besos.

Celia dijo...

No hay acción que diga más de aquello que escondemos que un beso... a veces hay que tener cuidado al darlo o nos descubrirán...

Me gustó mucho

Lunaria dijo...

Quién se puede resistir a un beso así de la persona que quieres?

Cornelivs dijo...

Ese beso es irresistible...

¡Me alegra volverte a leer de nuevo!

Un abrazo.

Beelzenef dijo...

Quien lo hallara cada día, sería capaz de vivir eternamente para encontrarlo de nuevo

Salu2!

fgiucich dijo...

Un bello y romàntico camafeo. Abrazos.

Isabel Romana dijo...

Ay, ese amor que es solo un roce...! Delicioso. Besos, querida amiga.

Silvia dijo...

hola!esew beso inolvidable e irrepetible..único...ese amor..
ese beso encierra todo...
nos visitamos.
besos.
silvia cloud

Adolfo Calatayu dijo...

Un sutil,perfecto beso...un rumor de alas en la humedad de los labios.
Bellísimo,querida amiga.
Un beso.

TICTAC dijo...

El mundo gira alrededor de un beso...y cada beso dona su transfusion espiritual...

Y como dicen los españoles: el beso es al amor lo que el rayo al trueno...ole'! :-)))

Hola Ana...me encanto' recorrer tus textos anteriores, cuanta preciosa inspiracion te ilumina...

Besos

Chela dijo...

Dos elementos básicos para que el amor permanezca: el respeto y la delicadeza.

Esos dos elementos, expresados en un beso, son los que ensalza tu bello oema.

Un abrazo.

SAFIRO dijo...

Seguro que no hay un amor mejor, basta una mirada y un beso con alas para acariciar dos almas.

Un abrazo, Ana

andresriveiro dijo...

buenisima la escultura, ¿donde se puede visitar?

Abril Lech dijo...

En fin, me abstengo de hablar del beso en cuestión porque a los presentes les encantó y para mi no está ni empezando el muchacho... mas bien huyendo elegantemente. Perdón, yo no lo dejo ir sin un beso como Dios manda, sin aleteo ni ocho cuartos... reconozco que es románticamente platónico ese devaneo.
Pero la escultura, ¡Qué maravilla! Exuda por si sola...