Las tiranías de la moda, la pobreza y Dostoievski

Publicado por Umma1 septiembre 19, 2006



El lunes 24 de agosto de 1859, el siempre atribulado Dostoievski por falta de dinero, escribía a su hermano Misha


“Ahora tengo todavía una petición enorme que hacerte. Es la siguiente: mi esposa no tiene sombrero (Los vendimos todos antes de salir de viaje. ¡No íbamos a cargar con ellos 4.000 verstas¡) Aunque mi esposa, consciente de nuestra carencia de dinero, no quiere ningún sombrero, te pido que juzgues tú mismo: ¿Acaso habrá de pasarse un mes entero encerrada en su habitación? ¿Tendrá que desaprovechar el aire, volverse amarilla y perder peso? El ejercicio es indispensable para la salud y por eso deseo, sin falta, comprarle un sombrero. En las tiendas de aquí no hay nada, los sombreros que hay son de verano, son feos y mi esposa desea uno de otoño, corriente y lo más barato posible. Por eso he aquí el insistente ruego con el que recurro a ti. Envía a alguien o ve tú mismo a donde Mme Wichman, y, si hay alguno ya confeccionado, cómpralo. De lo contrario, encárgalo. El sombrero debe ser de color gris o lila, sin ningún adorno, ni ninguna cosa vanidosa, sin flores; en una palabra, lo más sencillo, barato y elegante posible (de ninguna manera ha de ser blanco), o sea usual en el sentido más completo de la palabra. Ya le haremos después un buen sombrero de invierno. Ahora necesita algo sólo para cubrirse la cabeza, no va a salir con la cabeza descubierta”. …. “Por Dios Hermano, no te niegues. Venderé la calesa y te devolveré de inmediato el dinero.”


Oleo: Michel macron

18 comentarios:

yole dijo...

Curioso relato nos regalas...Tendré que mirar si encuentro para este otoño algún sombrero ;-)
Besos sin sombrero.

Yessi dijo...

Quién dice que los sombreros no son importantes, ja ja ja.....Un saludo afectuoso.

amelche dijo...

Parece que, en aquellos tiempos, salir sin sombrero era como salir desnuda a la calle.

Laura dijo...

Vaya. Lo que da de si un sombrero. Y es que, aunque barato, un sombrero era todo un simbolo de clase. Y, como dice Amelche, sin sombrero era como ir en cueros.
Gran texto y gran imagen.

nika dijo...

pues vaya que me ha hecho gracia y también me ha dado ternura. gracia por el hecho de estar encerrada en una habitación solamente por no tener sombrero y ternura por la preocupación y pedido de Dostoievski.

gracias por compartirlo.

abrazos

fgiucich dijo...

Todo sea por un sombrero de otoño. Abrazos.

Reaño dijo...

Es una ternura similar a la que me provoca al leer las cartasde Vincent a Théo...

La hormiguita dijo...

Muy tristes sus vidas.
Saludos

Umma1 dijo...

Un sombrero sencillito como el del caballero francés de tu imagen?
uhmmm, YOLE te a va costar trabajo.
Besos con o sin sombrero...

Umma1 dijo...

No menos esclavos somos ahora de las modas. No te parece YESSI?

Umma1 dijo...

Tal cual AMELCHE.
Los sombreros tenían algo de extremo, o muy elegantes o ridículos.
De todas formas, creo que las modas de nuestras abuelas fue muy femenina, con detalles, encajes, puntillas,velos.
En fín... Cosas de las chicas que tenían tiempo... Aunque no habían lavadoras... Complicado...

Umma1 dijo...

Pobre Dostoievski, LAURA.
Es increíble que pudiera escribir en medio se semejantes dificultades económicas. A pesar de todos los apremios, era capaz de ese gesto de amor, que para algunos parecerá una superficialidad.

Umma1 dijo...

Hola NIKA.
Encerrada al punto de enfermar por falta de sol.
A mí también me produjo ternura. Los pequeños actos de los hombres que pasan a la historia.

Umma1 dijo...

Casi como para escribir un cuento, o porqué no un poema... No te sugiere uno FGIUCICH?

Umma1 dijo...

Es que las cartas nos dejan ver la otra cara de los personajes públicos REAÑO.
Esa de la bata y las pantuflas.

Umma1 dijo...

HOla HORMIGUITA.
Tristes, sin embargo encontraban el hilo de la sublimación.

baakanit dijo...

A mi me encanta Dostoviesky, la falta de dinero fue factor muy importante para su escritura, se veía forzado a escribir para poder vivir.

Espero que le hayan conseguido el sombrero a su bella esposa!

Gracias por regalarnos esta misiva!

Abrazos

mahaya dijo...

Otro relato triste. Entonces era impensable salir a la calle sin sombrero.