Ayyy, esas sillas...

Publicado por Umma1 abril 01, 2011 Etiquetas:


Volviendo a los anticuarios.

Hace algún tiempo a mi marido se le ocurrió que visitáramos una suerte de mercado de las pulgas, dedicado al mueble.

Entre objetos horribles, descansaban joyas de la ebanistería, mesas, sillones de los mejores estilos y de los más nobles robles. Espejos inmensos en los que alguna vez se miró una dama que usaba guantes, sombrilla y polisón.

Resumiendo: en ese gran cambalache era cuestión de saber mirar.

Y justamente, en un sector de lo más deslucido, un patio donde se apiñaban muebles de jardín, vi unas sillas de metal pintadas de verde que parecían llamarme.

Me detuve junto a ellas, fascinada.

Mi marido, a quien le duele en el bolsillo esos embelesos míos, se anticipó

- No pienso comprar cosas en las que luego haya que gastar el doble del costo en restaurarlas.

- Es que esas sillas son de la Bauhaus, clavado… Son hermosas....-

- Ni que salieran de las manos de Da Vinci, están estropeadas por la pintura con que las recubrieron.-

Me alejé de ellas, pero no por mucho rato. Una y otra vez volvía, y mi “querido esposo”, para no desmentir su condición de hombre me acompañaba protestando.

- Ya tenemos muebles de jardín. Esas sillas tiene un aspecto viejo-.

No entendía como justamente él, que tiene un gusto exquisito para la decoración, no veía la joya debajo de esa pintura espeluznante.

- Esas sillas son famosas.- Recalcaba yo, tratando de recordar el nombre, sabía que eran emblemáticas.

Como mi memoria se resistía, me acerqué a la vendedora, la mujer no tenía la más remota idea de lo que ofrecía. Nos pidió mil doscientos pesos por las sillas, que iban con una mesita. Si en algún momento, pasó por la cabeza de mi “media naranja” comprarlas, a la vista de ese adefesio que las acompañaba, desistió de manera irrevocable.

Por mi parte tuve que reconocer, que así, sin poder determinarle el estilo, podían estar caras.

Pero, siguieron en mi cabeza, fuimos a almorzar, y en cada bocado que me llevaba a la boca, me encandilaban flashes de la Bauhaus, y con cada trago, esa sensación de estar bebiendo arena, que tenemos cuando está en la punta de la lengua, algo que se nos niega a develarse.

Llegada a casa entré a Internet. Y en un dos por tres se resolvió el misterio.

Se trataba de las sillas del gran Harry Bertoia, esas de las que se dijo: “Si miras a estas sillas, están hechas principalmente de aire, como las esculturas. El espacio pasa a través de ellas”.

Allí, mi marido sintió que había hecho una macana. Pero ya era tarde.

Una silla Bertoia, de encontrarse en remate, cuesta la mitad de lo que nos pedían por las cuatro. Y, lo central, más allá del precio, son una obra de arte.

En fin, el que las pintó de verde, no tenía la más remota idea de lo que hacía… y, yo sí sé que hubieran quedado estupendas en mi jardín.

Lo que me pregunto, es porqué los hombres confiarán tan poco en la certera intuición de sus mujeres…

23 comentarios:

AleMamá dijo...

¡Ay, cómo te entiendo!

amelche dijo...

¿Son como las de la foto?

Nacida en África dijo...

Mi querida Umma: Todos están sacados por el mismo patrón :) piensan que son caprichos pero si se les hubiera ocurrido a ellos sería algo maravilloso que no se podría despreciar. ¿Y si volvéis otro día y todavía están? :)

Brisas y besos.

Malena

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Las he visto tantas veces y jamas se me hubiera ocurrido que las diseñana un experto, sino que me daban mas bien como que era un sobrante de 'alabre chanchero', aunque tienen su encanto. ¿no estan a tiempo de dar una una señita por el juego?
de todas formas, por provincia, debe haber unas cuantas, y las he visto pintadas de todos los colores que se te ocurran.

Umma1 dijo...

jajja ALEMAMA, cosas que sabemos las casadas;)

Umma1 dijo...

Si AMELCHE

Son las de la foto,aunque no le hace justicia.
Hay que pararse junto a una de ellas, para entender lo que es espacialmente una silla Bertoia.

Umma1 dijo...

Hola NACIDA EN AFRICA

Pasó el momento.
Pero tenés razón, si a ellos les hubiera caído la ficha, no habría dios que los convenciera de no comprarlas.

Umma1 dijo...

Jajjaja ALEJANDRA,jajajjajajjaja

Son una joya.... si reparás en la comodidad que ofrece al que se sienta en ella, en lo sutil del diseño.

Repito que la foto no le hace justicia.

Pero ojo, que no todas las que son de metal son Bertoia.

Una Bertoia es como un pájaro que despliega las alas y ofrece un hueco cálido para reposar en él.

almena dijo...

Mira, esta última definición que has hecho de las sillas en el comentario a ALEJANDRA, ya es todo un slogan de marketing ¡y muy bueno!
En fin, a ver si en el próximo mercadillo...
:)

Nacida en África dijo...

Umma, corazón, venía a contestar a tus preguntas :). Primera: Nací el 3 de mayo a las 6 de la mañana.Segunda: En Ceuta existen unos jardines preciosos y coquetos que se llaman Jardines de la Argentina. El por qué se llaman así, desconozco el origen pero me hace ilusión que mi tierra y Argentina estén hermanadas.

Brisas y besos.

Malena

Umma1 dijo...

Jajajajjaja.

Has visto ALMENA... Creo un slogan, cuando ya no se fabrican, haber nacido unos años antes...

Umma1 dijo...

Querida

NACIDA EN AFRICA, (que por cierto es un nick hermoso).

La fantasía me hacía imaginar que quizás tu padre o tu madre fueran compatriotas míos.

Lo que me contás es muy romántico.

Yo cumplo el 4 de mayo, por eso la segunda pregunta.

Gracias por responder(F)

Un abrazo

Leodegundia dijo...

Dicen que la primera intención es la buena, y creo que hubierais acertado al comprar las sillas por muy de verde que estuvieran pintadas. Pero en fin, otra vez será.

Buen día

fgiucich dijo...

Creo que, con tu marido, haremos una buena yunta. Que estés bien, amiga. Abrazos.

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

Gracias Umma1 por el enlace. Coloqué un vínculo de tu 'blog' en mi sección de 'dípteros'.

Un saludo cordial.

TICTAC dijo...

hola Umma...me imagino que ahora tu intuicion se haya ganado un lugar de respeto...esas sillas son un resumen de la genialidad de Bertoia como escultor y creador de joyas. Espero tengas otra oportunidad, pintadas de ese color a lo mejor no son tan reconocibles...

Isabel Romana dijo...

Si se les mete una negativa entre ceja y ceja, no hay quien les convenza... Un abrazo, querida amiga.

Umma1 dijo...

Hola LEOGUNDIA

Quizá. Aunque no importa, me da una íntima satisfacción haberlas reconocido como algo especial.
Quizás como dijera Juana de Ibarburu de la higuera, ellas se hayan sentido felices con mi mirada.

Umma1 dijo...

Jajaja, es probable FGIUCICH,
un abrazo

Umma1 dijo...

Muchas gracias Francisco ortega Palomares.
Imperdible tu blog

Umma1 dijo...

Ay TIC TAC, qué gusto verte.

Te fui a ver muchas veces a tu blog y no te encontré.
Extrañaba tu creatividad

Umma1 dijo...

Un abrazo ISABEL ROMANA.
Cómo marcha el nuevo libro?

David dijo...

Creo que hombres y mujeres tenemos gustos diferentes y por eso vemos la decoración diferente. Cuando me fui a vivir solo a mi Alojamiento Buenos Aires lo amueble yo mismo, pero cuando mi novia vino a vivir conmigo, cambio totalmente la decoración y la ubicaciones de los muebles, jeje