1er Post sobre un abandono de persona

Publicado por Umma1 marzo 18, 2011

Imagen: http://www.ivonne-art.com/Pintura/REN-Mujer%20Tierra.jpg

Alma hace dos años que busca trabajo, pasó los 40 y ha dejado de existir para el mundo laboral.

Perdió su último trabajo cuando su empleador descubrió que a ella le habían dado el diagnóstico de una patología de oído, por la cual perdía el equilibrio y sentía zumbidos y, los ruidos le molestaban. Pero que podía controlar con la medicación adecuada.

A Alma no le quedó otra que iniciar un juicio laboral. Y mientras, con sus cuarenta y algo insistió cada día en conseguir un sustento, aceptó trabajos para los que estaba sobre calificada, en los que era explotada, trabajos en negro, claro, sin obra social, porque era lo único que se presentaba. Hizo de todo, entre ello, a instancias mías, escribirle a la Presidenta de la República, porque el derecho al trabajo está garantizado por nuestra Constitución.

Nadie la escuchó y ahí anda ganando menos de la mitad de un sueldo mínimo.

Alma tenía una pareja desde hacía 10 años, cuando perdió el trabajo y dejó de aportar dinero fuerte a la casa, las relaciones se deterioraron. Y justo en el momento en que se descubrió que su papá tenía un cáncer de alto grado de malignidad y habría que operarlo de urgencia, él “marido”, le dijo que tenía que marcharse de la casa, así de un momento al otro, aunque no tenía dinero, ni a donde refugiar sus huesos, ni la posibilidad de ocuparse del estado de su padre.

Y, claro. Como esta es una sociedad avanzada, donde hasta logramos el matrimonio igualitario, y donde siempre se dice que las relaciones de concubinato están protegidas, el primer pensamiento, es que una persona no puede deshacerse de su conviviente sin darle unos días de aviso. Vamos que no puede tirarla a la calle, como a una lámpara antigua que dejó de gustar.

No es así, una mujer que no firmó el acta en el Registro Civil, lo mismo que una de cuarenta: NO EXISTE. No es sujeto del derecho, no tiene amparo.

No sé donde pasó la noche Alma, la dejé sobre la tardecita, luego de haber transitado uno de los peores días de los que tengo memoria. La dejé ocupándose de una de sus mascotas, que encontró sangrando en el departamento que debía dejar, y al que había ido a retirar sus cosas, para emprender su éxodo.

Yo la escuché mendigar por teléfono a quien era su compañero, que la dejara pasar una noche más, porque embalaba sus pertenencias, o atendía al animalito. Hasta eso le pasa, como no tiene derecho alguno, ni dinero, ni techo, tiene también que despedirse de sus mascotas que son como los hijos que no tuvo.

Por la noche, luego de haber tenido apagado el celular, mientras lo cargaba, me entraron 3 mensajes suyos, andaba por los confines de Buenos Aires, buscando un alojamiento que pudiera pagar. No obtuve respuesta a los otros mensajes que le envié.

Escribo estas palabras llorando amargamente la injusticia que se tapa o se calla, el desgarro y el maltrato. La historia de Alma, no es la suma de episodios de un culebrón. Es la de una mujer, como yo, como cualquiera de las que leen este post, como las madres, las hermanas, las compañeras de los hombres aqui se encuentran.

En los 15 días que duró esta Odisea, en la que Alma no encontró su Itaka, estuve junto a ella, buscando instituciones que dicen defender a la mujer, que se ocupan de la violencia de género. No sirven para nada, son pura palabra vacía. Y esto tiene que conocerse. Basta de vender papelitos de colores. Las mujeres que son víctimas de la violencia de género, padecen por parte de las instituciones un manoseo y un proceso de ablande para que desistan de hacer las denuncias, simplemente porque a más denuncias más trabajo.

Y, luego de haber hecho este viaje por el infierno, acompañándola, juro que voy a contar cada uno de los atropellos que vivió, de las injusticias, del maltrato, de la desvalorización por parte de los que están para tender la mano. Porque es más que Alma, son todas las mujeres que como ella quedan en el camino y aparecen en los diarios victimas de la violencia de género.

A ver si puedo dar testimonio sin la comparsa de los réditos políticos, que tanto las oficinas nacionales como municipales generan con su bla…bla… bla… Contar desde adentro, lo que una víctima de la violencia vive, cuando por fin decide salir a pedir ayuda.

20 comentarios:

fgiucich dijo...

Somos todos responsables por una sociedad que no respeta a nada ni a nadie. Donde los verdaderos responsables de cuidar olvidan sus obligaciones. Estoy intentando comunicarme con ella pero no responde . Seguiré intentando. Abrazos.

AleMamá dijo...

¡Que triste historia!, y muchas veces, cuando miras para atrás, te das cuenta de que en la mayoría de los casos han ido ellas mismas poniendo uno tras otro los ladrillos de su destino, por malas decisiones generalmente. Pobre mujer, pero no ha tocado fondo: ahí estás tú.

Besos

Isabel Romana dijo...

Al leer una historia como ésta, se creería que estamos un país del último mundo. Y, sin embargo, a veces tengo al impresión de que las tribus que aún viven en estado natural deben ser más comprensivas y caritativas que nosotros, porque entre nosotros parece haber desaparecido la humanidad y sólo cuenta el dinero.
Lo que está vivienda Alma es durísimo. Y, como muy bien señalas, la cuestión no es sólo ella, sino que viene a representar el drama que sufren a diario miles de mujeres en todo el mundo. Y resulta intolerable que las instituciones - incluso aquellas creadas para protegerla - le vuelvan la espalda. ¿Dónde iremos a parar?
Espero que se resuelva esta situación pronto para Alma y entre todos/as encontremos la solución para el conjunto de las mujeres. Besos, querida amiga.

Umma1 dijo...

Fgiucich, amigo, vos ya hiciste bastante.
Lamentablemente la ley es esa.

Umma1 dijo...

Hola ALEMAMA.
Es problable,o seguro que las dos personas que forman una pareja vayan dando pasos en falso.

Pero eso tendrá que ver con la calidad humana de cada uno.

A mí, me desespera la situación de Alma, pero también la de las miles de mujeres que están como ella en una desesperación que no tiene consuelo

Umma1 dijo...

ISABEL ROMANA.

No te quepa duda que entre los pueblos que suelen llamarse primitivos,esta maldad no existe. Que hay solidaridad y algún régimen que ampare a los miembros de las tribus.

Alejandra Sotelo Faderland dijo...

Lastima que los funcionarios que deberian ocuparse del tema no leen blogs, ni mucho menos.
Tampoco cumplen con sus funciones por lo visto y oido.
En una palabra que hacen: NADA.

Nacida en África dijo...

Mi querida Umma: Parece mentira que esto se produzca en un siglo XXI. Las mujeres parecemos ciudadanos de segunda categoría y sólo se acuerdan de nosotras los políticos cuando les interesamos para la obtención de votos. Espero que se pueda solucionar pronto lo de Alma.

Besos, Umma.

Malena

almena dijo...

Es indignante. A medida que te leía, sentía crecerme la indignación por dentro.

Y también una entrañable ternura por Alma.

Ojalá pueda vivir digna y tranquilamente y con su querida mascota.

Un beso

Eugenia Cristina dijo...

Desde Santiago de Chile, mis mejores deseos para Alma. Espero que Dios la socorra a través de sus amigos, de la justicia que debería haber o como sea.

Mi situación personal, en términos concretos, es ingrata aunque nada, comparada con la de ella; la vivo encontrando “alegrías en medio del dolor”, por la gracia de Dios. Como botón de muestra, entre mucho, es triste que en este momento, desde hace un mes y medio, no me dejen ver a mis nietos; es incierto cuándo podré verlos, por lo ocupados que están o lo que sea.

Mi más cariñoso saludo a Alma y a ti.

Umma1 dijo...

ALEJANDRA SOLTELO FADERLAND

Les interesará cumplir con sus deberes?

O con la oficina y la chapa será suficiente?

Umma1 dijo...

Muchas gracias NACIDA EN AFRICA

Somos en boca de los políticos, uno de los tantos discursos que nos atraviezan

Umma1 dijo...

Gracias ALMENA.
Por ahora,no tiene tranquilo el panorama.

Las heridas cerrarán con el tiempo, ya veremos.

Umma1 dijo...

EUGENIA CRISTINA,

Siento lo que te pasa.
Mi madre decía que los nietos se quieren aún más que los hijos. Imagino tu dolor.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Ya sabes que cuentas con MI TOTAL AUTORIZACION -casi lo unico que me queda- para publicar todo lo sucedido en estos dias. El camino al Golgota que es ir de oficina en oficina como si se estuviera mendigando por los derechos que supuestamente tienen todos los ciudadanos para darse cuenta que hay varias clases de ciudadanos. Algunos ya somos invisibles para todos.
Ni siquiera tenemos el derecho a tener un gato!!! Porque si ya es dificil ver donde se va con sus huesos una sola, vaya uno a presentarse con el minino bajo el brazo.
Segun dice la JLo los 40 son los nuevos 25 pero eso solo sucede en su mundo, con sus cirugias y demas, aca, a esa edad ya nos callo encima la tercera edad, la generacion de invisibles. Y la gente merece enterarse que hay miles mas en la misma situacion: si los organismos no hacen nada, si el gobierno no hace nada, que podemos hacer un monton de invisibles juntos.
Alma.

Leodegundia dijo...

Parece mentira que cada vez el género humano se vuelva más insensible a los problemas y el dolor de los demás.
Siento el mal momento que está pasando Alma pues su sufrimiento físico y sobre todo el sentimental al ver la poca sensibilidad de la gente con la que tiene que tratar, tiene que ser mucho, pero al menos cuenta contigo que te portas con ella como una verdadera amiga.
Espero que pronto la vida empiece a sonreirle pues se lo merece.
Buen día.

Umma1 dijo...

Claro ALMA, que lo publicaré

Umma1 dijo...

Bienvenida LEOGUNDIA.
Creo que está en la tarea de orientar la vida, aunque aún no termina de comprender todos los cambios que ha sufrido.

amelche dijo...

Vergonzoso. Sí, creo que debes contarlo. Al menos, siempre queda el derecho al pataleo, aunque las instituciones y los gobernantes no nos hagan ni caso.

Umma1 dijo...

Hola AMELCHE

Y voy a patalear, y cuanto!!