Charlaba hoy con unos amigos sobre las culturas autóctonas de América. Salió después de algunos meses, el caso del hombre de Caral. Comprobé que el sentimiento que me despertó cuando se dieron a conocer los resultados de la investigación, no ha cambiado.

Entonces, el caso del hombre de Caral me emocionó hasta la sensiblería. Algo muy diferente al interés que me promovieron casos similares.

Me había llegado la noticia que podía verse en Perú la reconstrucción en fibra de vidrio, que el el escultor Edilberto Mérida, había hecho con el apoyo de un equipo de forenses, del jóven de Caral.

Unos cuatro años antes, un equipo de arqueólogos que trababajan en el sitio de esa cultura preincaica, al norte de Lima, había hallado un esqueleto, junto al muro, entre piedras y tierra.
Desnudo, los brazos cruzados en la espalda, no presentaba vestigios de ofrendas.
La técnica, permitió una reconstrucción del hombre que fue, que no solo dejó saber conocer su fisonomía (cara ancha, frente pequeña, nariz recta, cejas semipobladas, cabello lacio que llevaba sujeto con hilos de algodón), su constitución física ( una estatura de aprox. 1,70 m); sino también la vestimenta, el calzado y como se desarrolló su vida.

Se supo que había sido un esclavo, al que dieron muerte cuando apenas tenía unos 20 años, primero con un golpe sobre la cara, para rematarlo días después, cuando aún estaba en agonía, con otro en la nuca. Se cree que fue en castigo a una falta muy grave.

Su vida se había reducido a un ir y venir acarreando piedras sobre sus espaldas, para las construcciones de la ciudad que lo sometía.

Me fijé a la idea de ese muchacho de 20 años, en un cuerpo de 60 a causa de la osteoartritis y la anemia.

Pensé en qué lamentaría dejar cuando lo llevaron al sacrificio, de que amores se despediría, si habrá sentido que el dios de turno se compadecía y lo arrancaba de esa vida miserable que llevaba. Qué habrá buscado con sus ojos, justo antes de recibir el golpe con que comenzó a dársele muerte.

Así como la paradoja que Caral, que 2000 años antes de la fundación de Roma ya era cuna de civilización, se nos hiciera conocida a partir de un “don nadie” muerto hace 5000 años, que no mereció siquiera una tumba.

La rueda de la vida en un giro amplio, muy amplio.

Lo más impresionante, me parece, es alguien le bautizara Waynarumi (joven de piedra), dándole por fin identidad y dignidad humana, 5000 años después que se le terminara la vida.

17 comentarios:

mahaya dijo...

Muy interesante.

Me gustaria creer que todos tenemos un lugar y un porque. Quizas el de Waynarumi fue ese... No se...

Umma1 dijo...

Dicen que los amados de los dioses mueren jóvenes.
Si lo que decís es cierto, los dioses. se apiadaron y le sacaron de la crueldad de su destino muy a tiempo.
Es una historia que me conmueve.
Afirmaba, también, Hegel, que un amo, sólo lo es, en tanto hay un esclavo que lo reconoce como tal.
Otra verdad, Caral, cuna de civilizaciones, ha divulgado su existencia, gracias a un muchacho al que no reconoció ni el derecho de llevar nombre.

amelche dijo...

Curioso, sí. Primero, porque la ciencia consigue recomponer el cuerpo y saber cómo era 5000 años después y segundo porque el pobre hombre, ¿qué se iba a imaginar que tantos años después iba a ser tan importante?

Umma1 dijo...

Más que ser importante, AMELCHE, tener por fin identidad.

amelche dijo...

Sí, pero también fue importante para que sepamos cómo vivía él y la gente en su época o cómo eran físicamente. Sigo contestándote los posts en mi blog, que has escrito tanto que me estás dando mucho trabajo, ¡ja,ja!

Umma1 dijo...

jajajja, qué verguenza :$

amelche dijo...

Pues yo, para no ser menos, también te he soltado una buena parrafada... Creo que tendremos que tomarnos otro café con bollitos de esos tan ricos que preparas para poder resistir una lectura tan larga. :D

Luunna dijo...

Umma1 querida tu siempre dandonos a conocer estas cosas tan importantes para la humanidad como saber que este joven es anterior a Roma que se dice cuna de la civilizacion,sabes una cosa hubieras sido una gran antropologa.
Un abrazo de osa, para vos..tkm
Luunna

Mawrur dijo...

Me recuerda a a Oetzi, aquel hombre prehistorico de también 5000 años de antigüedad que encontraron en un glaciar de los Alpes. El hombre acorralado por unos perseguidores y herido de muerte solamente encuentra una vía de escape subiendo a los hielos eternos.
La vida de entonces tenía que ser muy dura, llegar a los veinte y a los treinta era algo muy raro y los que llegaban estaban envejecidos por las penurias.

Baakanit dijo...

Un tema muy conmovedor Umma. Imaginate lo bien que vivimos algunos jovenes en estos tiempos, mientras que ese joven nunca pudo disfrutar su juventud. Cargando piedras, pasando hambre y rompiédose la espalda no es una juventud que alguien se pueda merecer.

Los dioses de turno como que para esa epoca eran bastante parcializados, con el rico y el poderoso!

saludos desde norte america!

amelche dijo...

Nelson también ha escrito sus manías partiendo de una historia real.

Julio Suárez Anturi dijo...

Todo esto es como una cebolla que nos va permitiendo saber, finalmente, quiénes somos y cómo fuimos. También se me vino a la mente la historia que reseña Mawrur.

Umma1 dijo...

Ay LUUNNITA, sencillamente el hombre en sus pequeñas vidas, me parece tan apasionante.

Umma1 dijo...

MAWRUR y JULIO, cuando digo que otras reconstrucciones no me emocionaron en la intensidad que el hombre de Caral, justamente lo hago, recordando al hombre de los Alpes.
Aunque pensé mucho en la soledad que habrá sentido en ese panorama de nieve,y soledad; la paradoja de convertirse Waynarumi, en el símbolo de la cultura que lo esclavisó, me pone la piel de gallina.
Un abrazo a ambos.

Umma1 dijo...

Sí Baakanit, algunos viven bien, y otros más o menos como lo hacía Waynarumi.
La esclavitud sigue existiendo en el mundo, aún en los paises que se llaman más desarrollados, basta recordar el caso de Nike, que usa mano de obra infantil.
Aún tenemos mucho para andar, para lograr un mundo en el que haya dignidad para los que lo habitamos.
Un beso.

JM Barranco dijo...

Pues si la verdad que es paradójico el asunto y triste comprobar lo antigua que es la tirania de los poderosos

Alberto dijo...

Aquí, a escasos dos kilometros de el "centro" de mi pueblo, se halló un yacimiento (pendiente de visita para cuando lo del molino de Eiffel) antiquisimo, la cultura de AYAMPITIN, le han dado en llamar. Las lecturas de los restos arrojan más de diez mil años.
Este hallazgo y tantos otros, como las culturas lacustres de San Juan, Huarpes y tantos otros, hacen dudar de lo ya establecido por nuestros "cientificos" respecto al origen del hombre americano.
Yo tengo mi propia Teoria.
El hombre moderno se originó ACA.
y Despues de algun tiempo, aburrido de que no pasara nada, emigró hacia Africa, Europa, Asia, Oceanía etc. No todos al mismo lugar, porque era un quemo. Allí se fueron adueñando de lo que ya había. Habría que hacer un seguimiento serio del ADN mitocondrial (o sera el MITO de la mitocondria ?)