Hace nada, un equipo en investigaciones sensoriales del Conicet, comparó 1400 oraciones (pronunciadas en porteño) con otras tonadas del mundo, y descubrieron que nuestros acentos tonales, se asemejan al del dialecto napolitano.


Esto no tendría mucha importancia fuera del universo de la lingüística, si no fuera por las aplicaciones a la que se dirige la investigación, desarrollada, al parecer no para un mejor entendimiento de nuestras determinantes histórico-culturales, sino para la tecnología.
Se dice que servirá para mejorar las comunicaciones, en tanto se acrecienta la comprensión del mensaje.

Y ahí se desnuda este mundo en el que vivimos. El ejemplo lo dan ellos mismos. Si un madrileño nos deja un mensaje de voz en el celular (móvil), vamos a tener que escuchar dos veces para decodificarlo, porque su entonación se nos hace incomprensible.

Es verdad, les pasa a los españoles cuando ven cine argentino, nos pasa a nosotros cuando vemos el suyo, hay parlamentos enteros que se nos pierden.

Entonces, ahí viene la panacea, la mejora en la comunicación se nos garantiza, gracias a este descubrimiento, si limpiamos las voces de la entonación de origen y las oímos en una asepsia de robot que nos permita la compresión en el menor tiempo posible.

Tiempo, esa es la clave. Ganarlo. Yo me pregunto si al tiempo se lo podrá depositar en un banco y que interés rendirá al cabo de una vida. ¿Qué ganancia tengo, si un traductor de entonaciones, borra las voces de mis amigos que están del otro lado del mar, o más allá de la cordillera, o al norte del continente? Si me llegan palabras desprovistas de sus sutiles modos, de sus graves, de su calidez, de todas las particularidades de la voz, que permiten palpar el estado de ánimo del que me habla y se guarda en mi memoria como un registro del tú a tú, ¿Cuántos segundos gano?

Qué sociedad falaz, inconsistente que pretenden hacer de nosotros.

Hermano, decodifiques de una o no, la parca igual te espera a la vuelta de la esquina.

21 comentarios:

Luunna dijo...

Umma querida vivi en la Argentina crei que me sabia todos los modismos,pero me dejaste pilla..
la parca..(me declaro incompetente)
no me quedo mas por que me espera la guagua en casa..
Un abrazo cariñoso tkm
Lunna

Umma1 dijo...

La muerte ;)
Jajajja

martius dijo...

que más da la cantidad de veces que tengamos que decodificar el lenguaje, lo interesante es saber que hay un mensaje y que es de un amigo.
Por cierto para luunna las PARCAS eran tres: Cloto, Láquesis y Átropos y se dedicaban a tejer, esto lo supe cuando jóven ahora lo he tenido que mirar porque lo había olvidado, aunque ellas a mi creo que no, je, je...
Bss umma1

Umma1 dijo...

Jajajjaja...
Vengo de tu blog de mirar está todo nevado.
Qué envidia, por aquí nos hemos derretido. Ayer armábamos el blog nuevo con Luunna, dele beber jugos y bastante atontadas...
Cosas de enero.
Qué va a hacerse?

Umma1 dijo...

AMELCHE. Si entrás, mujer, no sé que pasa que no puedo dejar mensajes en tu blog. Me rebota una y otra vez los códigos.
Era para desearte buena semana.

Un beso

amelche dijo...

Ya están arreglado. No pasa nada, es que tengo la moderación de comentarios y me mandan un e-mail antes de publicarlos. Y hasta que no acepto no se publican. Gracias y feliz semana también a ti.

En cuanto a las voces y los acentos, se me ocurre algo que leí en EL PRINCIPITO cuando le dicen al protagonista que con unas pastillas para la sed se ahorran 53 minutos y el principito dice que si tuviera 53 minutos de sobra, los emplearía en ir a buscar una fuente para beber.
Todo el tiempo que ahorre el aparato ese yo lo usaría en recrearme escuchando voces con distintos acentos y entonaciones, entre otras cosas, porque soy lingüísta y siempre me llamaron la atención los diferentes acentos de la gente y la envidia que me daba la gente que tenía un acento que mostraba su origen por hablar yo un español estándar sin acento que la gente de fuera de mi región tomaba por acento de Madrid, siendo yo de Elche (Alicante) en el sureste de España y no en el centro como Madrid.
El fin de semana pasado fui a Málaga (Andalucía, sur de España)y me encantó el acento que tenían y la forma de hablar.

Jesús Fragoso dijo...

A veces y tú lo sabes, basta una entonación desganada para que se nos paralicen los sentidos. ¿De qué valen las palabras si no las podemos modular? me aturden las voces neutras sin sangre en las venas...
Hoy "geografías" cumple un año. gracias tus palabras.

Mawrur dijo...

Dentro de varios años será ponernos unos microchip y enchufes para poder analizar directamente la señal que nos llegue en código binario por la red, trasladaríamos directamente a nuestro cerebro los datos sin que tengan que pasar por nuestros sentidos; conversaciones, datos, imágenes, webs, correos, blogs enteros volcados dentro de nosotros, incluidos los virus...

100110100110001101101111101100100100101

Así que ahorraríamos tiempo, pero perderíamos todo.

El tema del ahorro de tiempo me recuerda a los Hombres Grises de "Momo" de Ende, ¿qué querrán hacer con esos milisegundos que sobrarían?

Umma1 dijo...

MARTIUS, es cierto, que los amigos estén presentes.
Además, a mi, me encanta escuchar los mensajes más de una vez.
La oz es caricia y abrazo también.

Umma1 dijo...

AMELCHE, inteligente tu observación. Sería una buena forma de emplear los minutos ahorrados a lo que nos humaniza.

Umma1 dijo...

Hola JESUS.
Felicitaciones.
Hacemos fiesta?
Somos sujetos de las palabras, pero de las palabras moduladas con el afecto.
Somos hablados desde el nacimiento, y afortunadamente, no por robots.

Umma1 dijo...

MAWRUR... Usarlos para limpiarnos de virus?
Yo no quiero ser máquina.
Polvo, mas polvo enamorado ;)
Un beso

Julio Suárez Anturi dijo...

No me convence lo de la voz de robot. No hay como la modulación natural, humana. ¡Sociedad falaz! Y feroz.

Baakanit dijo...

Me gustó mucho tu post.
Yo soy amante de los acentos, los acentos nos dicen tantas cosas. Cada acentito tiene su chispa, su música, eso es lo bello del lenguaje que se habla más allá del horizonte en que vivimos. Me derrito cuando escucho hablar a una argentina,chilena, colombiana, venezolana...

Enfin, esa idea de reemplazar con una maquina la calidez de la voz de alguien no va conmigo.

El otro día conocí a una francesa que hablaba español con acento argentino! oh la la, todavía siento la melodía dando vuelta en mis oídos.

Cuidate Umma!

Umma1 dijo...

Por favor JULIO, una voz despojada de la entonación humana, de las características que la hacen reconocible. Un espanto.
Gracias por la visita.
Saludos

Umma1 dijo...

Hola BAAKANIT.
Bienvenido.
Tiene que ver con una idea de adocenamiento, de limar las diferencias que nos hacen lo que somos.
No miré tu perfil, seguro que sos español.
Cuando me hacen ese comentario que estás haciendo, sobre que gusta nuestra entonación, siempre me sorprende. Por eso de no poder escucharnos el acento con que hablamos.
Recuerdo cuando era una nena y yo decía "los codobeses tienen cantito", "los riojanos tienen cantito", refiriéndome a la entonación con que se hablaba en esas regiones de mi país, y mi padre me explicó que los porteños también lo teníamos.
No lo podía creer, porque no lo percibía. Bueno, ahora frente a ese comentario que hacés, me pasa lo mismo.
Saludos.

Ponto García dijo...

¿Eliminar la música? La comprendo mejor que las palabras.

Baakanit dijo...

Hola Umma, todos tenemos un cantito, sólo saliéndonos de nuestro círculo nos damos cuenta.

Yo llegué a darme cuenta cuando me mudé a nueva york. Con tanta gente de tantos sitios, es fácil nutrirse de los acentos del mundo. Ya mi acento en 5 años a variado mucho, tengo un poquito de todos.

La musiquita nos difiere el uno del otro, y creo que hay belleza en ser diferentes también.

Soy dominicano. Gracias por darme la bienvenida, se siente muy cálido este lugar, en nueva york está muy frío, así que seguiré visitándote para calentarme.

Umma1 dijo...

POnto, la música también es un lenguaje, otra suerte de palabras, que vibran con sus propias cadencias.

Umma1 dijo...

BAAKANIT, amigo.
También se siente muy bien, en tu blog, es como una casa de piuertas abiertas, que invita a pasar y acomodarse sin fingimientos.
Acá está haciendo tanto calor, que cuando vengas, podés dejarnos un soplito de frío... Pero no del corazón.
Muchísimas gracias por tus palabras.
Un abrazo

JM Barranco dijo...

Lo que no comprendo es como a alguien se le puede ocurrir hacer una tecnologia de ese tipo. ¿Están locos? o se creen que somos tontos?
Hemos de unirnos para evitar que esas tonterias que a la larga pueden ser peligrosas se metan en nuestras vidas. ¿Ver nueve reinas con acento madrileño o peor robótico? Por favor...