Plazas y placitas

Publicado por Umma1 septiembre 17, 2009 Etiquetas: ,

Los porteños estamos del tomate (locos), no por la forma en que hacemos las cosas, sino por la clarividencia con la que elegimos a los que nos gobiernan.

Hace algunos años, con bombos y platillos, el gobierno de la ciudad, anunció la inauguración de la “Placita Aromática”. La habían instalado en un triangulito inútil de tierra, que estaba baldío desde la construcción de la Autopista 25 de mayo, allá por los 70.

La Placita Aromática estaba dedicada a los ciegos, porque tal como se deduce de su nombre, estaba poblada por muchas especies especialmente perfumadas.

Pero, la singular placita, no tenía el mejor diseño, para quien debía recorrerla guiado por su bastón. Era un muestrario de barreras arquitectónicas. En sus pocos metros cuadrados, todo era escaleras sin sentido, laberintos, caminos sinuosos que bordeaban areneros con marcados desniveles, mesas de ajedrez de piedra que brotaban en los accesos a las rampas, barandales de hierro a la altura de los ojos.

Eso, sin contar que el acceso lateral estaba sobre una calle de tránsito rápido y constante, y la principal sobre la calle en la que desemboca la autopista, por la que los vehículos salían picando. Claro, ambas sin semáforos.

Hace algunos meses, al nuevo jefe de gobierno sucumbió a una fiebre de reformas, destruyó calles y plazas, para reconvertirlas. Eso sí… todas al mismo tiempo.

A la”Aromática” le llegó su picota. La redujeron a nada, y ahí está como si la hubieran bombardeado, desde hace meses, esperando que le apliquen el presupuesto de 500 y tantos mil pesos que le destinaron, que la habilite nuevamente a los vecinos.

Pero la Martín Fierro, plaza emblemática, si las hay, esa donde sucedieron los episodios de la semana trágica, en los tiempos en que nuestros abuelos reclamaban por los derechos del trabajador y se los reprimía y fusilaba. La Placita Martín Fierro, que sólo necesitaba que se le reinstalaran bancos nuevos, Esa … lleva 9 meses destrozada.

Nueve meses… ni que construyeran un pirámide… Nueve meses… me queda el consuelo de pensar que prontamente parirá otra placita.


Que le va´ hacer m´hijo… es lo que supimos conseguir…