Las fábricas de pasta de celulosa

Publicado por Umma1 febrero 20, 2006 Etiquetas:


Muchas veces al conversar con los amigos españoles, me dicen que los días de la colonización de América están muy lejanos. Yo siento que afirman eso, porque están a grandes distancias de los efectos que aún soporta nuestro continente, de los distintos coloniajes que padeció.

El problema que hoy sostenemos con la hermana República del Uruguay, es una muestra de esa persistencia que no pudimos remontar.

El Uruguay es una pequeña nación de unos 177.000 Km2, encajonada entre dos gigantes de 8 y 4 millones de kms2, como son Brasil y Argentina. Esta pequeña Nación, fue conocida como la Suiza Americana, está habitada por la gente más educada y cordial que se pueda imaginar, y posee una geografía que es un collage de suaves bellezas, que los argentinos recorremos habitualmente.

He tenido la suerte de conocerla a fondo. Esto me permite recrear una situación que me asombraba en la rivera del río Uruguay, cuando todas las mañanas veía personal municipal, que controlaba los índices de contaminación de esa corriente de agua.

Si esos índices no coincidían con los niveles esperados, se prohibía a los bañistas ingresar al río y había que permanecer sobre las playas de arena blanquísima.

Hoy las fábricas de pasta de celulosa, que pretende instalar Botnia, quiebran la actitud ecológica de los uruguayos y nos ponen frente a un conflicto, que parecemos incapaces de resolver, sin la anuencia del Tribunal de La Haya. Que aunque sea el ente mencionado en los tratados argentino-uruguayos para arbitrar en posibles conflictos por el Río Uruguay, no deja de ser un fracaso, dadas las relaciones que sostenemos los rioplatenses.

Para los uruguayos la construcción o no de la planta, es un dilema trágico: o la condena a morir de hambre hoy, o de cáncer dentro de 10 años.

El Uruguay sufre los estigmas de pertenecer al 3er mundo. Así como nosotros somos víctimas del desmonte, de las pérdidas de los algarrobales, de la fecundidad de nuestras tierras, por culpa del cultivo de la soja transgénica.

Las formas de producción y consumo de este mundo que nos toca integrar, nos están matando y esta no es una metáfora. Nuestras vidas son indiferentes al grueso del mundo consumista.

Pero ocurre que solamente nosotros podemos pelear para que el hilo de la contaminación se corte, para que nuestros hijos puedan habitar un mundo más sano.
Resumen del mail difundido por Ricardo Barbetti


"Dra. Mónica De Luca" <mdeluca@isal.com.ar escribió:
LA AUTORA DE ESTE MENSAJE ES UNA CONOCIDA URUGUAYA.
Escribo esto porque sé que lo que va a ocurrir en Fray Bentos es una tragedia sin precedentes para todos nosotros; que aumentará además la extranjerización de la tierra y seguirá expulsando a la gente del campo.
Además no hacen falta en el mundo más fábricas de papel. De cada diez bobinas de papel que se producen en el mundo, una se utiliza para impresión de libros, cuadernos, folletos, diarios, recibos, facturas, papel higiénico, papel de uso sanitario y clínico, etc, y nueve para embalaje lujoso de artículos innecesarios que se consumen principalmente en las grandes ciudades del Norte. Estadísticamente, un ciudadano norteamericano consume cien veces más papel que un uruguayo, pero no lee cien veces más. Cada papel grueso, con rebordes dorados y relieves en colores que rodea un regalito suntuario en Oslo o Copenhague, tiene una lágrima de una mamá del tercer mundo cuyo hijo contrajo leucemia por los venenos de las plantas de celulosa.
La tecnología usada por Botnia en Fray Bentos para separar la celulosa de la lignina en la madera: es con dióxido de cloro (tecnología ECF). Es 20% menos contaminante, pero la de Fray Bentos será la más grande de América y por ello contaminará a una escala pavorosa.
La fábrica de Botnia en Fray Bentos es un crimen de lesa humanidad contra la población uruguaya y entrerriana porque: Toma diariamente del Río Uruguay el mismo volumen de agua que todas las ciudades costeras, vertiendo al río diariamente ese mismo volumen contaminado y a altas temperaturas.Los niveles de contaminación son acumulativos y los sensores para captar impactos ambientales tempranos no existen en la región (los impactosambientales irreversibles los va a captar la población antes que la DINAMA).
Botnia liquida Las Cañas, Mbopicuá y toda posibilidad de turismo en la zona así como la pesca artesanal que es fuente de trabajo de cientos de compatriotas.
Botnia generará olores nauseabundos permanentes, lluvias ácidas que liquidarán la agricultura y la apicultura después los excedentes contaminantes no declarados 'caerán accidentalmente' en el río.
Pero estamos hablando de un monstruo de ochenta manzanas de extensión; la cantidad de monocultivos, de eucaliptos sembrados alcanza apenas para dos años de su consumo, y la vida útil de sus instalaciones según dice Faroppa es de 50 años. Así que una de dos: o se aumenta el área ya invadida de monocultivos (con su secuela de sequía, agroquímicos cancerígenos y trabajo esclavo) o se resiembra con venenos aún más potentes y eucaliptos genéticamente modificados para aguantar las nuevas dosis.
Botnia ayudará a matar el paisaje gaucho de la pradera y las posibilidades de un turismo natural.
El agua potable desaparecerá del todo (ya está desapareciendo de las zonas forestadas); y con el Río Uruguay contaminado, habrá que traer camiones cisternas de Tacuarembó con agua potable mientras allá aguanten. El pronóstico social es tan claro como el ambiental: dos años de bonanza por los puestos en la construcción (eso reactiva temporalmente toda la economía local), un brusco descenso del trabajo al tercer año, pero ya para entonces tras la plata dulce llegó la delincuencia de la región a instalarse, y después la desesperanza y la violencia entre cloacas malolientes.
El convenio marco que firmó el Gobierno del Dr Batlle con Finlandia y que sigue vigente compromete al Estado uruguayo a resarcir al capital privado finlandés por cualquier alteración de las condiciones sociales o legales que perjudiquen el lucro esperado por dicho capital. Si se quisiera frenar la expansión del monocultivo, (o sea, si cambiaran las actuales directivas del Gobierno que siguen autorizando la extranjerización de la tierra) habrá que pagar el 'lucro cesante' de Botnia.

18 comentarios:

Baakanit dijo...

Uruguay(considerada como la suiza de latinoamérica) no sabía ese dato.


Lamentable el caso de las fábricas, cada día los grandes inversionistas se preocupan por la ecología.

Gracias por compartir este resumen hermanita!

Ciao

Ponto García dijo...

Ahí estamos!

mahaya dijo...

umma como esto es importante ¿Te importa que publique este post en un foro en el que suelo postear?
Creo que cuanta mas gente lo sepa mejor.
Al menos hago algo.

Opalo dijo...

Gracias por poner un articulo que despierta nuestra conciencia.
"El hombre es el lobo del hombre" dijo uno de mis amigos y ES CIERTO...que lamentable.
Me uno a los deseos de todos aquellos que desean que se privilegie LA VIDA antes que la riqueza y el dinero.
Un abrazo

Luunna dijo...

Umma hay que hacer conciencia sobre esto es una barbaridad, bueno en que estamos hagamos una cadena
Soy materia dispuesta
Un abrazo de osa para vos TKM
LUUNNA

Umma1 dijo...

Hola BAAKANIT.
Si La suiza americana.
Un país hermoso, hermosísimo, con gente que quiere a su tierra y que son nuestros hermanos, por razones históricas, de idosincracia, de modismos del lenguaje, por la música que compartimos: el tango.
Gracias a vos.

Umma1 dijo...

Gracias PONTO.

Umma1 dijo...

Muchas gracias MAHAYA. Desde luego que sí, te hago llegar en un rato el mail completo. Fijate que a la derecha tengo un enlace con Greenpace: Paren las papeleras.
La que quiere instalarse es la misma empresa que acabó con el marisco en la Ría de Pontevedra.
Muchas gracias por difundirlo.

Umma1 dijo...

Hola OPALO.
Esperemos que el gobierno de Uruguay, exija a quienes instalar la fábrica de pasata de celulosa, se aplique el mismo sistema de tratamiento industrial que en la Comunidad Europea.
A veces el hombre es el lobo del hombre. Hay que anteponer la gente al bolsillo.
Gracias por la visita (F)

Umma1 dijo...

Gracias LUUNNA.
A vos no necesito explicarte sobre el Río Uruguay. Además nuestros paises son la gran reserva de agua del mundo y en nosotros está el protegerlos, en nuestro nombre y en el de los que no comprenden.
un abrazo, Luunnita

Umma1 dijo...

LUUNNA, si querés hacer una cadena, copia el código de Greenpace, el de "Paren con las papeleras", si no podés yo te lo paso. ok?

Mawrur dijo...

Hola querida Umma, ya he vuelto y he visto que has posteado mucho (vaya, se me acumula el trabajo)

Se os echa de menos desde el mundo exterior, ese que llaman "realidad" y que parece menos atractiva y real que nuestra blogsfera.

Un abrazo

Umma1 dijo...

Ay Mawrur!!!
qué gusto verte, amigo.
Estuve visitándote.
Me alegra que haya sido una salida al exterior de la burbuja.
Qué mares navegaste? Nos contarás las aventuras?
Un enorme abrazo.(F)

Hannah dijo...

Hola, umma1; felizmente esta vez sí salio tu comentario en mi blog. ¡Gracias!

Muy interesante post.

Un abrazo entrañable.

Hannah

Umma1 dijo...

Qué alegría Hanna.
Pensé que me pasaría lo mismo que con el blog de Lee, donde jamás pude poner una respuesta.
Tenés un blog muy bueno.
Un abrazo

Umma1 dijo...

Qué alegría Hanna.
Pensé que me pasaría lo mismo que con el blog de Lee, donde jamás pude poner una respuesta.
Tenés un blog muy bueno.
Un abrazo

antona dijo...

Eso se llama capitalismo,y los grandes poderes,empresas y politicos corruptos, no tienen ningun reparo en arrasar el planeta,con tal de ganar dinero.
salu2

Umma1 dijo...

Hola ANTONA, que gusto que me visites.
Si hombre se llama así y no hay ningún reparo en lo que hace ni en lo que se dice.
Ayer por la mañana, escuché al vocero de la empresa que va a edificar la planta, llenarse la boca, diciendo que si la planta funciona en la Ría de Pontevedra, si la CCE no le quitó el privilegio de producir la pasta de celulosa, es porque cumplen con las exigencias ambientales.
Por la noche, escuché a un biólogo español, explicar como se le ha ganado un jucio a estos señores por atentar contra la vida y el medio ambiente.
En fin, alguna vez mejoraremos el rumbo.