Publicado por Umma1 febrero 12, 2017

Buena cosa regresar a casa.
Esa que hace mucho dejamos para emprender nuevos  caminos.
Ella me ha esperado amorosamente. Sabedora de que se retorna al lugar en que ha sido feliz.


6 comentarios:

Beauséant dijo...

Nunca he creído en los regresos a los lugares donde fuimos felices, creo que la memoria nos juega malas pasadas y nos hace recordar felices cosas que quizás no lo fueron... pero me gusta volver sobre mis pasos, verme en la distancia...

**kadannek** dijo...

No concuerdo con Beauséant esta vez. Si bien, hay instancias en que la memoria nos juega malas pasas y nos presenta escenarios ilusiones, propios para el autoengaño, no significa que todos nuestros recuerdos felices sean una mentira. Si regresas a un sitio con una sonrisa, entonces lo quisiste y probablemente aún lo quieras. Así que me alegro de tu regreso, que sea provecho!

Umma1 dijo...

El peligro de regresar, es haberlos idealizado. Gracias por la visita

Umma1 dijo...

Uno sabe que hubo lugares en los que feliz. En las historias personales hay datos concretos. Gracias por venir kadannek

Umma1 dijo...

Beauséant. No puedo entrar a tu blog. No entiendo la causa, me apena porque tenes una página sesuda.

Tesa Medina dijo...

Nunca tuve una casa a la que regresar, debe ser hermoso, aunque también haya algo de dolor y cierta desilusión cuando enfrentas a la memoría, que ha ido seleccionando en la distancia y embelleciendo con la realidad.

Todos los lugares en los que estuvimos cuando éramos pequeños en nuestro recuerdo son grandes de tamaño, me pasó con una iglesia que yo recordaba de un pueblecito donde pasé mis primeros años, cuando la volví a ver parecía de juguete.

Besos,