ESTALLÓ LA ESCALADA

Publicado por Umma1 marzo 31, 2021 Etiquetas: , ,

En estos últimos días, tengo el pensamiento ocupado por el rebrote del Covid. Ha cambiado para mí su status, de ser un ataque que debía combatirse con cuidados y abstenciones, un deber a cumplir en pro del bien propio y de nuestros compatriotas - que la verdad, cambió todas mis prácticas de vida- se convirtióen un ramillete de 4 mutaciones principales, que llegaron juntas y en dos semanas aumentaron en más el 40% los contagios en Argentina. Un rebrote, que según uno de los ministros de salud, no podremos resistir, una “catástrofe sanitaria”, un florero cargados de flores del mal, que se ha quedado en el umbral de nuestras casas. Volveremos al combate, pero ahora con el conocimiento, que la mayoría de los soldados nos han salido cobardes e irresponsables. No se trata sólo de mi país, las naciones fronterizas:Uruguay, Brasil, Paraguay, Chile, la están pasando mal. Algunas muy mal y con pésimos pronósticos. Nosotros tuvimos una cuarenta de 7 meses, los detractores del gobierno se llenan la boca, diciendo que fue la más larga del mundo. Yo me adapté tan bien a ella, que no la recuerdo como un peso, sino como una medida excepcional que desde el punto de vista sanitario, nos hizo el favor, de aumentar nuestro equipamiento en terapias intensivas y de cuidar que murieran muchos más argentinos, de modo que no nos viéramos en la situación de otras naciones, que debieron elegir a quien dejar vivir. La conexión férrea que mantenemos con Europa, por aquello de ser nietos, la mayoría de los argentinos de personas que inmigraron de aquel continente, opor mera servidumbre intelectual, nos mantenía informados acerca de la inminencia de la segunda ola. Y se anticipó. Comenzó en los últimos días del verano, que vinieron demasiado frescos. Este segundo año, volver a las restricciones será más difícil, porque probamos la dulzura de los hábitos corrientes interrumpidos. Siendo franca, como nunca pudimos bajar la guardia, esa libertad pasó principalmente(para los responsables), por sentarnos en la vereda de un café, (terraza para los españoles) o ir a los reataurantes, cosa a la que jamás me animé. Yo noté como mi marido reverdecía cada mañana, cuando tomaba su cafecito cortado en un vaso descartable y me decía: -¡Qué bien se está acá! Y miraba a su alrededor, como si estuviera en un paisaje maravilloso, jamás visto, aunque estábamos a 200 metros de casa, en café habitual. No queda otra que cuidarse y los cafés, quedarán pospuestos hasta el próximo impase. Siento, que ya no soy como el primer año, un soldado cumpliendo las órdenes sanitarias, éste, como un tango vengo más propensa al lagrimón.

3 comentarios:

Beauséant dijo...

Noto ese cansancio a mi alrededor y, aún sin ser consciente, en mi persona. Nos pidieron "tirar" un año de nuestras vidas y lo hicimos lo mejor que pudimos, pero ha pasado ese año y parece que todo sigue igual y cada vez hay más gente que no quiere seguir haciendo esos sacrificios... Empiezo a ser un sálvese quién pueda que no por entendible deja de ser menos triste.

Te diría que ya queda poco, pero nadie lo sabe, ¿verdad?

Isabel Barceló Chico dijo...

Mucho ánimo a tí y a todos los argentinos, querida Umma. También en España hemos tenido que hacer muchos sacrificios y los seguimos haciendo, porque no cabe otra cosa cuando hay en juego tantas, tantísimas vidas. Se hace pesado, también aquí hay personas a las que la llamada "fatiga pandémica" les hace incumplir las normas de seguridad, pero seguimos luchando. Las vacunas han dado un resultado excelente en las personas mayores que estaban en residencias de ancianos, así que la esperanza es cada vez mayor.
Un abrazo enorme, querida amiga.

francisco m. ortega dijo...

El mundo cambia y nosotros con él. ¿Quién nos dijo que esto fuera para siempre? Para siempre es demasiado tiempo y nada es tan duradero. Un abrazo.